Beneficios del Envejecimiento Activo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que el envejecimiento activo es el proceso a través del cual se optimizan las oportunidades de bienestar físico, social y mental, con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable, la productividad y la calidad de vida en la vejez. Esta definición no sólo contempla el envejecimiento desde la atención sanitaria, sino que incorpora todos los factores de las áreas social, económica y cultural que afectan al envejecimiento de las personas. Mantener la actividad y la independencia son uno de los principales retos en esta etapa de la vida.

Dado lo anterior el envejecimiento activo debe considerarse un objetivo primordial tanto por la sociedad como por los responsables políticos, intentando mejorar la autonomía, la salud y la productividad de los mayores.

¿Qué podemos hacer entonces?

1- Comprender el envejecimiento: 

Desde un punto de vista biológico, el envejecimiento es la consecuencia de la acumulación de una gran variedad de daños moleculares y celulares a lo largo del tiempo, lo que lleva a un descenso gradual de las capacidades físicas y mentales, un aumento del riesgo de enfermedad, y finalmente a la muerte.

Ahora bien, esos cambios no son lineales ni uniformes, y su vinculación con la edad de una persona en años es más bien relativa. Si bien algunos adultos disfrutan de una excelente salud y se desenvuelven perfectamente, otros son frágiles y necesitan ayuda considerable.

Además de los cambios biológicos, el envejecimiento también está asociado con otras transiciones de la vida como la jubilación, el traslado a viviendas más apropiadas, y la muerte de amigos y pareja. En la formulación de una respuesta de salud pública al envejecimiento, es importante tener en cuenta no solo los elementos que amortiguan las pérdidas asociadas con la vejez, sino también los que pueden reforzar la recuperación, la adaptación y el crecimiento psicosocial.

2- Promover la actividad física en todas las edades 

Si tenemos la conciencia de que el deporte es clave en nuestra salud desde niños, será mucho más fácil llevar una rutina de vida no sedentaria, debemos hacer hincapié desde la temprana edad, fomentando así un mejor desarrollo de nuestros niños, jóvenes, adultos y adultos mayores.

3- Realiza ejercicios acorde a tu edad y condición física

Por ejemplo se recomienda a los adultos mayores el ejercicio físico como el yoga o pilates, y salir a caminar unas cuantas veces a la semana, para así mantener en óptimas condiciones el cuerpo. Hay muchas actividades que no requieren pagar un gimnasio, sino que basta con la motivación para hacerlo. Un adulto mayor debe realizar los ejercicios de forma pausada y no forzarse, puesto que podría causar una lesión.

Hacer de las cosas simples un buen motivo para ejercitar, una simple salida a comprar el pan, una vuelta a la manzana, subir y bajar las escaleras de forma pausada, dar un paseo con tu perro, son pequeñas actividades que permitirán a nuestros adultos mayores mantenerse activos.

Te invitamos a hacer lo siguiente por una semana esconde el control remoto, y ponte de pie cada vez que desees cambiar de canal, subir o bajar volumen etc. Estarás realizando una pequeña actividad que ayudará a tu salud.

«Al envejecer, la salud y la longevidad dependen en un 25% de aspectos físicos y en un 75% de aspectos conductuales». Dra. Rocío Fernandez-Ballesteros.